Tecnología óptima

A veces utilizar la última tecnología no es una buena opción para conseguir el mejor resultado. Según este artículo en Wired, la mejor manera de transferir a la nube de Amazon los 100 petabytes de información que la empresa DigitalGlobe había recopilado en imágenes de satélite en sus servidores, era llevándola en un camión, no por fibra.

Y no debe ser un caso aislado porque Amazon lo ofrece como un servicio más. Aquí podéis ver un vídeo explicativo:

Me recuerda aquella vieja historia de la paloma mensajera que era más rápida que el ADSL en Sudáfrica o en el Reino Unido.

Curioso, ¿no?

 

Selección de aplicaciones SaaS. Gestión Servicio

 

Foto de Chandra Marsono en Flickr

Si vamos a utilizar una aplicación en modo SaaSSoftware as a Service – tendremos que gestionar ese as a Service y la manera habitual de gestionar cualquier servicio externalizado es mediante acuerdos sobre la calidad del servicio que espera recibir el cliente del proveedor o, en la jerga del sector,  SLAs (Service Level Agreement) ligados a la QoS (Quality of Service).

Esta entrada no pretende cubrir en detalle qué es un SLA ni como se negocia/acuerda, hay mucha literatura, y buena, disponible, sino en los puntos particulares que pueda tener la gestión y medición del servicio en el caso de aplicaciones SaaS de gestión.

Dicho esto, cuando estemos negociando con nuestro proveedor de aplicaciones SaaS de gestión cómo se va a gestionar, medir y gobernar el servicio que nos quiere vender, tendremos que atender, al menos, a los siguientes puntos:

Continuar leyendo

Selección de aplicaciones SaaS. Privacidad

 

Continuando con la serie de Puntos clave para la selección de aplicaciones de negocio SaaS llegamos al tema, nada trivial por los aspectos legales y de procedimiento que hay detrás, de la seguridad y privacidad. Vaya por delante que trasciende el propósito de este artículo hacer una descripción exhaustiva de la legislación que debe aplicarse, y como no tengo la formación ni la experiencia en temas legales requerida para ello, me limitaré a los aspectos técnicos y operativos y a proporcionar una lista de elementos a contrastar con el proveedor, que he podido recopilar.

Dicho de forma muy sintetizada: hay que asegurarse de que nuestros datos sensibles (entendiendo como sensibles, datos de tipo personal o los propios secretos de la empresa) van a ser almacenados y tratados de una forma que se cumpla la legislación vigente en materia de privacidad y seguridad, lo que acabará afectando a cualquier elemento del servicio relacionado con:

Continuar leyendo

Selección de aplicaciones SaaS. Evolución

 

Dentro de la serie Selección de aplicaciones de negocio SaaS. Puntos clave no podían faltar aquellos relativos a asegurar la evolución adecuada del servicio que esperamos recibir una vez puesto en marcha dicho servicio, o dicho de otra forma, de la elasticidad de la aplicación para adaptarse a las necesidades cambiantes que seguro va a tener nuestra empresa.

Por eso deberemos pedirle al proveedor de la aplicación información sobre:

Continuar leyendo

Selección de aplicaciones SaaS.Puntos clave

 

Mover las aplicaciones de negocio (ERP, CRM, etc.) a la nube (en modo SaaS) es una tendencia en ascenso entre los responsables de las tecnologías de la información en las empresas (en este último informe que he leído, por ejemplo, lo explican muy bien).

No tengo cifras locales concretas (si alguien las tiene que comente), sólo mi experiencia directa hablando con colegas, clientes y proveedores, pero esta tendencia parece más tímida en nuestro entorno que en otros y es que por alguna razón aquí siempre somos más precavidos en lo de introducir cambios, por decirlo amablemente, o quizá no haya una oferta suficiente.

Aunque es comprensible que los responsables de llevar a cabo e impulsar este tipo de innovaciones en las empresas tengan muchas y serias dudas, dado el riesgo (no siempre mayor que continuar igual, todo sea dicho) que puede suponer un cambio estratégico de ese calibre en la gestión de la información de sus empresas.

Como estoy plenamente convencido de que es cuestión de poco tiempo que el modelo dominante de tener tu ERP, CRM etc. in house se quede obsoleto (*) y con el ánimo de contribuir, en la medida de mis modestas posibilidades, a romper, mediante información, transparencia y debate, esos miedos y dudas, me he decidido a escribir una serie de entradas sobre qué es lo que hay que saber antes de decidir mover las aplicaciones de negocio a un modelo SaaS.

La serie, que iré publicando paulatinamente en los próximos días, la he estructurado alrededor de los siguientes puntos clave:

  1. Multi-tenancy. Como condición necesaria para que el modelo sea sostenible.
  2. Tecnología. Consideraciones respecto de la arquitectura tecnológica de la aplicación SaaS.
  3. Inicio del Servicio. Qué hemos de tener en cuenta en relación a como se pone en marcha el servicio.
  4. Evolución del Servicio. Qué debemos gestionar para asegurar la adaptación de la aplicación SaaS a los requerimientos cambiantes de nuestra organización.
  5. Fin del servicio. Elementos importantes en el momento de finalizar la relación con el proveedor de la aplicación SaaS
  6. Integración. Consideraciones a la relación de la aplicación SaaS con otras aplicaciones
  7. Privacidad. Cómo cumplir la legislación vigente y proteger nuestros datos sensibles.
  8. Gestión del servicio. Gobierno de la relación con el proveedor y gestión de la calidad del servicio.
  9. Costes. Qué elementos de coste hemos de vigilar.

Cada uno de los temas se desarrollarán desde el punto de vista de una empresa que está considerando una estrategia SaaS para sus aplicaciones de negocio y que quiere validar las capacidades de potenciales proveedores. No obstante, me gustaría que esta serie fuera útil, no sólo para aquellos responsables de sistemas de información de esa hipotética empresa sino también también para que proveedores de aplicaciones y servicios comprueben que su oferta es competitiva y se ajusta a un modelo SaaS de verdad o True SaaS.

Para acabar esta primera entrada, los puntos cubiertos en la serie, por genéricos, deben considerarse como una guía de partida, una especie de check-list, nunca deberían ser sin más el único elemento para tomar una decisión. Si crees que necesitas una ayuda más adecuada a tus necesidades específicas no dudes en contactarme 🙂

El resto de la serie y otras entradas relacionadas: Selección de aplicaciones de negocio SaaS. Puntos clave

 

[ *] Sobre modelos obsoletos siempre me gusta citar a Nicholas Carr, uno de los primeros visionarios de lo que ahora se ha venido a llamar Cloud Computing,que explica en varios de sus libros y artículos como principios del siglo XX las empresas industriales tenían sus propios generadores eléctricos y pozos de agua in house y que al extenderse las redes de distribución de electricidad y agua se cambiaron a la Energía y Agua as a Service.  Modelo que ahora, salvo contadísimas excepciones, vemos como el único racional y sostenible.

 

Foto: Michael Heiss

 

Actualización 23/1/2012:

En la línea de que los modelos SaaS avanzan en su implantación, enlazo este post que recoge una serie de pronósticos de relevantes analistas.

 

Actualización 25/1/2012:

En la encuesta del 2012 que Gartner hace a  CIOs de todo el mundo, de las 10 prioridades tecnológicas, el Cloud Computing (SaaS, PaaS, IaaS) es la tercera, la modernización de Legacy Systems es la sexta y las aplicaciones ERP la novena.

 

 

 

Encuesta nodoTIC. ERPaaS en España

 

El modelo SaaS en aplicaciones de negocio está en fase de despegue según la mayoría de analistas del sector. Soluciones como Netsuite, WorkDay, SalesForce, SAP Business ByDesign, etc. parece que están creciendo, ganando impulso en el mercado, y lo más relevante, quitándole clientes a las soluciones tradicionales.

Sin embargo, y por desgracia, parece que localmente vamos descolgados de esta tendencia. Como soy consciente de que el ecosistema local de soluciones de negocio es un poco particular y a veces poco conocido, propongo que entre todos hagamos una encuesta para recopilar información sobre soluciones de negocio SaaS que se puedan contratar en España.

Para ello os invito a participar mediante este enlace en la encuesta.

Los resultados de la encuesta se pueden ver en tiempo (casi) real aquí.

Por último, como en esto del modelo SaaS hay bastante confusión y, digámoslo suave, gato por liebre, vamos a definir 5 características para poder definir una aplicación de gestión como SaaS:

  1. Modelo de suscripción/pago por uso. El cliente paga una cuota periódica y siempre relacionada con el uso que hace del sistema que incluye todo (licencias, infraestructuras, help-desk, etc.)
  2. Con acuerdo de nivel de servicio (ANS/SLA) de disponibilidad
  3. Acceso vía Internet con un navegador, sin instalación de software (como máximo plugins tipo JVM, Active X, …) .
  4. Todos los clientes corren la misma versión del software. Sin “customizaciones”. Los clientes no están condicionados por adaptaciones del software específicas. Cualquier configuración propia del cliente no afecta al resto de clientes ni, a su vez, se ve afectada por configuraciones específicas del resto de clientes.
  5. Los clientes no se preocupan de tener que actualizar el software, para ellos es transparente. La actualización del software es para todos los clientes y no hay versiones en el sentido tradicional sino pequeñas y frecuentes mejoras incrementales (un ejemplo serían las aplicaciones de Google). Cualquier configuración específica del cliente no condiciona el poder actualizar el software

Para poder incluir una solución en la encuesta se deben cumplir como mínimo las tres primeras condiciones. En este caso el tipo de SaaS lo consideraremos de nivel 1. Si además se cumplen las condiciones 4 y 5, consideraremos las solución como de nivel 2


Recuerda:

Para  participar en la encuesta: este enlace

Para ver los resultados en tiempo (casi) real aquí.

 

Espero vuestros comentarios y participación, pero en cualquier caso muchas gracias por vuestra atención.

¿Qué le pedirías a tu proveedor de cloud?

En una reciente encuesta de IDC se preguntó a los encuestados qué atributos valorarían más en sus proveedores de servicios Cloud y la respuesta se puede ver en el siguiente gráfico:

Atributos a reclamarle a un proveedor de cloud

 

Como era de esperar precio y calidad (SLA) son los más valorados. Del resto de atributos me llama la atención el cuarto más apreciado, el que hace referencia a que sea posible mover a las propias infraestructuras la aplicación desplegada en la nube del proveedor. Me llama la atención, primero y obviamente porque es diferencial (el resto de atributos podrían serle reclamados a cualquier proveedor, sea cloud o no) y segundo porque creo que la clave no es que la aplicación sea transportable a las propias infraestructuras sino que sea transportable a cualquier otra nube también.

Esta cuestión, la de la portabilidad entre nubes, es en mi opinión uno de los retos, junto con la seguridad y la integración, que antes deben afrontar los proveedores de servicios en la nube si quieren que este concepto despegue.

 

10 razones para externalizar… o no

Ha vuelto a caer en mis manos un informe de hace unos años sobre “las 10 razones más frecuentes por las que las compañías externalizan” (Top 10 reasons Companies Outsource).

El artículo lo confeccionó, en 1998, el “Outsourcing Institute” a partir de una encuesta de la que no he podido encontrar los detalles técnicos de su elaboración, aunque he comprobado que ya no se puede encontrar en su site. (Si a alguien le interesa una copia que me mande un correo electrónico o sino ahí está papá google).

Me ha parecido interesante (y también morboso, confieso) revisitar el informe para ver qué cosas que se decían entonces se pueden seguir diciendo hoy. Y ciertamente me he encontrado que estas 10 razones aún están en vigencia (unas más que otras) aunque con algunas puntualizaciones

La primera razón aducida es la de reducir y controlar los costes operativos o literalmente tal como lo pone en el informe reduce and control operating costs.
Poco habría que decir en teoría sobre esta razón. Al fin y al cabo si firmas un contrato cerrado (tal servicio tal coste), parece que te puedas olvidar de revisar el presupuesto de IT más de dos veces al año. La realidad, me parece a mí, no es tan simple. Si hay un SLA que se queda corto, una nueva línea de negocio que surja, … dile al proveedor que te mejore sin coste el SLA a ver que te contesta.
Las grandes firmas que proveen de servicios de externalización siempre te proponen ahorros medios del 10 al 20% a tres o más años. La conclusión a la que llego es que esta razón parece seguir siendo válida (si nos creemos lo del 10-20%) pero siempre que:

  • el proceso de definición de la externalización se haga teniendo muy en cuenta al resto de las áreas de la compañía
  • que haya flexibilidad de renegociación de SLAs y se tenga un especial cuidado en la definición de estos SLAs, que al fin y al cabo van a ser los indicadores de gestión del servicio… o sea que ojo al proceso de negociación del contrato.

Otra pregunta que se puede hacer es si vale la pena “la movida” que supone una externalización incluso alcanzando ese “teórico” 10 a 20%.

Segunda razón: mejorar la focalización de la compañía o Improve Company Focus… no me acaba de gustar esta traducción.
Qué duda cabe que es deseable que todo el talento de la compañía se concentre en los procesos que aportan directamente valor al cliente y el resto dejárselo a especialistas para los cuales el cliente soy yo, y que se apliquen el cuento a ellos mismos.
Si aplicamos este razonamiento hasta el final, toda la cadena de valor de un determinado ámbito de negocio se transformaría en una sucesión de empresas que sólo se concentran en las tareas o procesos que aportan valor a sus clientes.
Este sería un buen punto de partida para quien se esté planteando la externalización de alguna área de la empresa para determinar qué actividades son, en principio, externalizables.

Tercera razón: Conseguir acceso a capacidades de la mejor clase o Gain Access to World-Class capabilities.
Se entiende que a bajo coste (ya que como nos dice el refrán “pagando San Pedro Canta”), y es aquí que para resolver la ecuación “bueno a bajo coste” puede que nos debamos ir a soluciones que o 1)implican cruzar límites geográficos (me viene en seguida a la cabeza las factorías de desarrollo de software de la India), 2) llevan a compartir infraestructuras (por ejemplo un centro de proceso de datos bunkerizado) que no estarían al alcance de cada una de las empresas usuario por separado.

Cuarta razón: liberar recursos internos para otros propósitos o Free internal resources for other purposes.
Esta razón la relaciono con la segunda (los recursos liberados los dedico a tareas que aporten más valor a la compañía) y quizá se pueda utilizar como factor de motivación del personal: desvío el “trabajo sucio” a los externos y me quedo con el “trabajo interesante” para los míos.

Quinta razón: la de acceder a recursos que no se tienen o Resources are not available internally.
Valga todo lo dicho para la tercera razón (Conseguir acceso a capacidades de la mejor clase), pero puntualizando que los que esgrimieron esta razón intuyo que daban más importancia al factor “bajo coste” que al factor “bueno” de la ecuación mencionada.

Sexta razón: Acelerar beneficios de reingeniería o Accelerate reengineering benefits.
Reconozco que en este punto he tenido que leer detenidamente el detalle del informe para entenderlo. Resulta, si lo he interpretado bien, que es algo así como “limpiando donde más sucio está es como verás mejor la limpieza”.
Dicho más formalmente, externalizar es una forma de que la compañía se aperciba de los beneficios que la reingeniería de procesos puede traer ya que generalmente se externalizan las áreas que no son estratégicas o core y que por tanto, al haber sido históricamente relegadas frente a las estratégicas, son las más ineficientes y productivas, y claro está, donde más fácil y visible es obtener mejoras.
Yo además añadiría que externalizar una función implica, como paso previo, examinar en detalle su organización y procesos, lo que ya en sí mismo ayudará en la identificación de oportunidades de mejora.
Esta es una de las razones que me parecen algo desfasadas tras estos cinco años, no porque no sea actual la necesidad de mejorar los procesos de las compañías, sino por la utilización del concepto “reingeniería de procesos”. Supongo que hay que entender que cuando se hizo el informe aún estaba de moda dicho concepto por lo que tocaba decir algo al respecto.

Séptima razón: la función externalizada es difícil de gestionar o está fuera de control o Function difficult to manage/out of control.
Me sorprende que esta razón la pueda esgrimir abiertamente alguien al que le están pagando para gestionar, directa o indirectamente, la función “conflictiva”. La razón en sí, no me sorprende: simplemente ocurre. En mi experiencia profesional he conocido áreas a punto del derrumbe y que han sido salvadas, in extremis pero no sin sufrimiento, por su externalización a tiempo.
De todas formas que nadie piense que externalizar una función significa despreocuparse de ella ni mucho menos, puede que no tengas que estar en el día a día, pero en el “semana a semana” si deberías.

Octava razón: reducir la necesidad de inversión en capital o Make Capital Funds Available (la he traducido de otra forma que me ha parecido más clara).
Esta sí me parece una razón claramente vigente. Para ser flexible, ¿es preferible “pagar por usar a medida que lo necesito” o “comprar para tener y poder usar”?. Ejemplos se nos pueden ocurrir muchos: ¿es mejor comprar un servidor de correo más grande o ir contratando niveles de utilización de un ordenador del proveedor de servicios externalizados?, ¿se justifica incorporar en plantilla un técnico en un entorno técnico determinado o es mejor pagar por horas de un técnico de un proveedor de servicios?, …
Además suele haber otros motivos que no son de índole operativa, que hagan que pueda ser preferible “gastar” que “invertir”. Se me ocurren motivos fiscales, razones contables, de presentación de información financiera,…

Novena razón: Compartir riesgos o Share Risks (he dudado en traducirlo como así tengo a otro a quien echarle la culpa)
Puede parecer que al utilizar la infraestructura y personal del proveedor de servicios compartes (yo diría que casi le traspasas) el riesgo asociado. Esta razón puede ser engañosa, ya que en efecto, puede parecer que ya que el proveedor de servicios se compromete con un acuerdo de nivel de servicio, si le pasa algo a sus infraestructuras, ya se espabilará. Cuidado con esto ya que, por ejemplo, poco consuelo podrás obtener de cobrarle la multa por incumplimiento del SLA si no has podido servir a tus clientes durante 2 días.
En otra clave añadiría que esta razón también se podría interpretar como “así hay otro al que le puedo echar la culpa si pasa algo”, pero claro esta interpretación no se puede decir abiertamente, pero… ¿a que la han pensado?

Décima razón: una externalización puede suponer una entrada de contado o Cash Infusión.
Se alega en el informe que en algunos procesos de externalización se puede llegar a recibir capital, contante y sonante, como consecuencia de la venta de activos del área externalizada al proveedor del servicio. De todas las razones, ésta es la que me parece más discutible, incluso extravagante, y en todo caso, seguro que muy restringida a casos particulares. Lo que parece de sentido común es que aunque el proveedor del servicio te pague por los activos que absorba, ya se los cobrará de una forma u otra,…¡si no vaya negocio!.
Supongo que se referirá a que en algún caso específico puede ir bien una inyección de cash para la compañía, aunque luego se devuelva con creces al proveedor del servicio (algo así como una financiación encubierta).

Conclusión
Una vez repasadas la 10 razones, me sorprende constatar que, en estos tiempos donde el usuario es Dios, ninguna de ellas haga referencia a los usuarios de los servicios de IT. No aparecen expresiones equivalentes a la tan en boga hoy en día de “incrementar la satisfacción de los usuarios” o esa horripilante frasecilla de “mejorar la experiencia del usuario”.

Lo que he intentado transmitir al hilo de estas reflexiones es que cualquier combinación de estas razones puede justificar, a priori, acometer un proceso de externalización pero siempre se deberán tener en cuenta los diversos factores y condicionantes que hemos ido repasando para cada una de ellas y que a modo de resumen citaría como los más importantes 1) prestar atención al proceso de negociación del contrato, y 2) considerar al resto de áreas de la empresa

En fin, repasar este viejo informe (pero vigente con matices) espero que haya servido como ejercicio de reflexión para aquellos que se estén planteando alguna externalización, que si hemos de creer a las encuestas y estudios que circulan son ya una mayoría entre las mesnadas directivas.

Uso de cookies

Este sitio web y subdominios asociados utilizan cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies