Selección de aplicaciones SaaS. Costes

No puede faltar en este repaso de los puntos clave a considerar al seleccionar una aplicación de negocio SaaS, el de los costes. Y es que uno de los atractivos que posiblemente busquemos al optar por un modelo SaaS es el de variabilizar los costes totales de propiedad de la aplicación de gestión.

Esta variabilización se conseguirá al utilizarse un modelo de suscripción/pago de una cuota periódica relacionada con el uso que se hace del sistema y que incluye todo (licencias, infraestructuras, help-desk, nuevas versiones, etc.).

Y ese «relacionada con el uso que hace del sistema» es clave en toda la gestión de los costes: ¿Cómo nos va a medir el uso del sistema nuestro proveedor?

Pues mejor temprano que tarde tendremos que conocer bien su modelo de indexación del servicio, que habitualmente viene dado por uno o una combinación de los siguientes elementos:

  • Nº de Usuarios de la aplicación, ya sean concurrentes (sólo cuentan los que estén conectados en un momento dado) o nominales (cuentan se conecten o no – ¡pero cuidado con el shelfware!). En el caso de concurrentes tendríamos modelos dinámicos donde se pueden conectar todos los que quieren y luego te facturan o con un tope, donde si éste es «n», el usuario «n+1» que se quiera conectar no puede.
  • Tipos de usuario: No todos los usuarios son iguales. Por ejemplo los hay que utilizan todas las funciones, intensiva o esporádicamente, otros que utilizan una funcionalidad determinada de forma intensiva, los que se conectan sólo para consultar, … lo habitual es que se establezcan diferencias a nivel de tarificación entre estos diferentes tipos de usuario.
  • Por módulos/funcionalidad activada/desactivada. Es decir por el tipo de uso que se hace de la aplicación. A considerar en este caso, la facilidad que deberemos requerir de nuestro proveedor para tener una gestión ágil de este uso tal como se ha mencionado en la entrada de esta serie sobre evolución.
  • Transacciones por periodo. Este modelo puede ser muy ventajoso si se liga a transacciones que suponen ingresos ya que el coste del servicio se liga al ingreso. Por ejemplo por número de pedidos de clientes entrados, facturas emitidas, clientes a los que se le factura en el mes,… o incluso un porcentaje de la facturación.
  • Consumo de recursos de computación. Esto, que se llegó a hacer en los albores de la informática cuando gigantes como IBM te alquilaban ciclos de CPU, no es un modelo que para aplicaciones de gestión tenga mucho sentido ya que es muy poco predecible. No lo veo en un entorno de aplicaciones de gestión pero si alguien tiene una mejor opinión que comente.

Adicionalmente tendremos que tener en cuenta que puede haber límites inferiores (mínimos de uso) y superiores, normalmente asociados a limitaciones por consumo de recursos como ancho de banda, ocupación disco, consumo de CPU, etc.

Concluyendo, está claro que, independientemente del modelo que ofrezca el proveedor, habrá que hacer un estudio minucioso de cómo se va a usar la aplicación y prever que tengamos la capacidad de ir ajustando dinámica y elásticamente nuestras necesidades tal como ya se apuntó en la entrada de esta serie sobre evolución.

 

Finaliza aquí la serie de Selección de aplicaciones de negocio SaaS. Puntos clave. Espero que haya sido de utilidad, y si crees que necesitas soporte y ayuda profesional no dudes en contactar conmigo.

One thought on “Selección de aplicaciones SaaS. Costes

  1. Pingback: Obsolescencia de ERP, ¿por qué realizar un nuevo cambio de ERP?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web y subdominios asociados utilizan cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies