Sobredimensionamiento

Me encuentro a menudo en mis proyectos de selección de aplicaciones de gestión que el cliente pide «más de lo que necesita»: Por si acaso lo uso algún día, por si acaso alguien me lo pide, mejor tenerlo no vaya a ser que me haga falta, porque lo tiene mi competencia, porque lo he leído en un artículo de no sé qué revista de management, en el Master lo mencionaron, … es igual, el caso es que aunque no les haga falta realmente, lo quieren.

Y claro, eso no es gratis:

  • Obviamente se traduce en mayor esfuerzo y coste del proyecto de implantación (horas de servicios y licencias).
  • Posiblemente lleve a mayores requerimientos de infraestructura.
  • Complicará el uso de la aplicación previsiblemente: más puntos de menú, requerimientos de datos que luego no se usan, etc.
  • En algún caso lleva a ese monumento a la estupidez humana que es el Shelfware, ese software que no se usa, puesto en una estantería y metido en una caja acumulando polvo, y lo que es peor, por el que se pagó licencias y se paga mantenimiento.
  • Complica el mantenimiento de la aplicación.

Es por eso que últimamente intento que mis clientes adopten una visión Lean de sus requerimientos y que huyamos del Waste-Muda que supone implementar algo que no necesitas. No creáis que es fácil.

* * *

Si este contenido te ha gustado te agradecería que lo compartieras y dieras difusión. Estaré encantado de conocer la opinión de mis colegas.

Si necesitas ayuda o soporte en temas relacionados con los contenidos de este blog no dudes en contactarme. En cualquier caso gracias por tu visita y tiempo.

 

4 thoughts on “Sobredimensionamiento

  1. Luis, recuerdo hace unos años un cliente al que sucumbimos en una implantación debido al sobredimensionamiento que comentas.

    Fue surrealista las peticiones que hacía.

    En concreto, el gerente nos hizo realizar unos reports imposibles, los cuales requerían de un tiempo de desarrollo de días y otros tantos de comprobación. Se hacían en «papel continuo pijama» en letra comprimida, y en el formato ancho, es decir, en 132 columnas. Esto para aquellos de menos de 30 años, seguramente no sepan de qué hablo, pero estoy seguro que tú lo recuerdas, aunque no con mucha añoranza. Imagina la cantidad de números que aparecían en el p… listado. En este formato, quizá se hicieron unos 10 o 12 reports, prácticamente todos iguales, pero como estaban en la fase de implantación, nos lo exigieron y no fuimos capaces de negarnos.

    Un día, y esto es verídico, fui de visita a sus oficinas y estaba el susodicho revisando el informe, ¡¡¡ con una lupa !!!

    Gracias Luis, como la vida misma.

  2. Gracias Sergio por tu comentario. Hay muchas batallitas que podríamos contar, sobre todo los que conocemos el término «papel continuo pijama» 🙂

    La última, reciente, que viví es en un cliente que se empeñaba en que las entradas de almacén por compras le generasen automáticamente previsiones de tesorería de pago. Algo que con el ERP en cuestión requería un desarrollo a medida relevante. Después de analizar en detalle todo el flujo descubrimos que había muy poca diferencia entre los días que pasaban entre la entrada en el almacén y la llegada de la factura correspondiente, que además ya traía los cargos por transportes y etc. Como el ERP ya traía por estandar que las facturas generases esas previsiones, el desarrollo hubiera sido un despilfarro monumental.

    Conclusión: pregunta y cuestiona 5 (o 10) veces el «por qué» de cualquier requerimiento, sobre todo si te obliga a salirte del modo de funcionamiento estandar del producto

  3. La última mía fue una que publiqué hace unos días sobre la «necesidad» de un cliente de que sus clientes le enviaran por correo electrónico los pedidos. La idea era que sus clientes le pasaran un fichero con el código del artículo y la cantidad y eso fuese suficiente para importarlo a su ERP. Ante tamaña barbaridad me negué, lo que no creas que no originó fricciones.

    Finalmente implantó EDI. Vamos, que me gané mi sueldo.

    Un saludo.

  4. Apunte complementario:
    Contra el «Caballo grande, ande o no ande» el “Más vale asno que me lleve que caballo que me derribe”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web y subdominios asociados utilizan cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies