Ojo a esta sentencia sobre quién debe pagar licencias de SAP

Según ha establecido un juez en UK en una sentencia citada por PCWorld, el coloso de la industria de bebidas Diageo deberá pagar licencias a SAP por cualquier usuario o aplicación que acceda a los datos que residen en la base de datos del ERP, independientemente de cómo acceda. Es decir que todas aquellas empresas que han desarrollado aplicaciones que se integran con SAP tendrían que pagar a SAP.

El conflicto viene de que Diageo había desarrollado sobre su plataforma de Salesforce.com una conexión a SAP para que sus clientes puedan hacer pedidos y su fuerza de ventas pueda seguir esos pedidos. Esta conexión entre salesforce.com y SAP la ha hecho Diageo con SAP Exchange Infrastructure (SAP PI), la plataforma de integración de SAP, y lo que se discute es si la licencia genérica de uso de SAP PI cubre ese uso. SAP cree que no y que los clientes de Diageo deberían pagar como usuarios nominales por lo que reclama 67.8 millones de dólares, nada menos.

En The Register también se hacen eco de la sentencia y analizan los argumentos del juez.

Habrá que estar atento a como evoluciona el tema.

Potato Data Mining

En la Universidad Tecnológica de Eindhoven se lo deben estar pasando bomba. En este artículo explican como analizan los datos de sensores de humedad, temperatura, luz, clorofila, … para mejorar la cantidad y calidad de las cosechas de patatas.

Aplicando un modelo matemático que opera con variables como distancia entre matas, intensidades de riego, dosis de abono, etc. son capaces de obtener las mejores combinaciones de esas variables para maximizar la productividad de las tierras y calidad de las cosechas.

Otra combinación de nuevas y viejas tecnologías. Ya vimos algo parecido en el IoT, Internet of Tomatoes.

Estudio de SoftDoit sobre el estado del software en España

Según  la 5ª Edición del Estudio: Estado actual y futuro del software en España 2017 realizado por SoftDoIT en colaboración con la Asociación de Técnicos de Informática, más del 30 % de las empresas encuestadas en dicho estudio planea hacer un cambio en su sistema ERP. Un 19,2% cambiará para pasarse a la nube, un 4,8% para implantar una solución más económica, y un 17,8% se muestra dispuesto a contratar una solución que no tiene.

Otro dato interesante de ese estudio es que algo más del 70% de las empresas encuestadas creen que van a crecer en 2017.

Por el perfil de las empresas encuestadas que se ve en la infografía resumen [PDF] se puede deducir que la mayoría son PyMES.

¿Qué os parece? ¿Coincide con vuestra percepción del mercado?

Process Mining. Empezamos

Iniciamos con esta entrada una serie de posts sobre Process Mining. Una práctica que hemos empezado a desarrollar en Nodotic y en la que, en el momento de escribir estas líneas, ya estamos envueltos en dos proyectos, uno empezando y otro en fase piloto o prueba de concepto.

Pero empecemos por definir qué es Process Mining:

Process Mining es una práctica orientada a la mejora y optimización de procesos que combina metodologías y tecnologías de disciplinas como el BPM (Business Process Management) y el Data Mining.

La base de la práctica del Process Mining es la explotación de la información contenida en las trazas que los procesos dejan en los sistemas de información que son utilizados en dichos procesos.

El conjunto de esas trazas de un proceso se le conoce como el log de ese proceso. Por ejemplo, en el log de un proceso consistente en una secuencia de tareas estaría trazado, cada vez que se realiza una tarea, qué tarea sucede, quién la realiza y cuándo se produce dicha tarea, entre otros elementos de información.

El Process Mining aprovecha la información contenida en el log del proceso para descubrir, de forma experimental, las características reales del proceso, lo que está pasando en realidad.

En Nodotic creemos que nuestro consolidado offering de consultoría de mejora y reingeniería de procesos se va a ver enormemente enriquecido con esta práctica y en próximas entradas compartiremos nuestro punto de vista sobre los beneficios que nuestros clientes van a poder obtener mediante el Process Mining en la mejora de sus procesos. Permanezcan atentos 🙂

Mientras tanto nos puedes seguir en nuestro grupo de LinkedIn, en nuestra Web específica sobre el tema Process Mining PRO o en un vistazo puedes hacerte una idea con este gráfico:

 

¿Te ha resultado interesante? ¿Crees que podrías aprovechar el Process Mining en la mejora de tus procesos? Nos gustaría oir tu opinión en los comentarios. Y si necesitas una orientación más detallada no dudes en contactarnos directamente, nos encantará intercambiar opiniones y experiencias.

IoT, the Internet of Tomatoes

Me ha encantado este artículo del MIT Technology Review sobre la aplicación de la IoT (Internet of Things) al desarrollo de mejores variedades de tomates. La captura, mediante sensores,  de datos ambientales y del suelo con el tratamiento masivo y transmisión en tiempo real de esos datos, permite a los agricultores tomar mejores decisiones sobre riego, momento de recolección, abono, etc. El objetivo es tener tomates de mejor calidad y por tanto obtener mejores precios y rendimientos de los cultivos.

Este artículo me ha gustado no sólo por su contenido técnico, también porque, acostumbrado a otro tipo de aplicaciones de la tecnología a la gestión, reconozco que me ha sorprendido.  Además el sector me interesa ya que durante dos años trabajé en una multinacional de la biotecnología en semillas.

De medir Proyectos (II)

En una entrada anterior introducía el tema de cómo el hecho de cómo medir un proyecto puede distorsionarlo y ser incluso de un coste comparable al mismo proyecto.

Como medir los proyectos es algo necesario (¿seguro?), en esta entrada pretendo aportar mi pequeño granito de arena a la discusión de cómo evitar esos males antes mencionados, para que la ingrata tarea de medir realmente aporte valor al proyecto.

Para ello me basaré en un puñado de principios básicos que creo que hay que tener siempre en cuenta: Continuar leyendo

De medir proyectos (I)

Principio de Indeterminación de HeisenbergEs la ecuación que enuncia matemáticamente y de forma elegantísima por sencilla (al menos para mí) el Principio de Incertidumbre de Heisenberg.

En lenguaje llano viene a decir que no es posible medir de forma exacta y a la vez la velocidad (1) a la que se mueve un objeto y su posición – que siempre hay un margen de imprecisión en la medida de alguna o ambas de las magnitudes, y que el producto de esas imprecisiones es una constante, concretamente la de Planck dividida por dos.

Este principio básico de la física cuántica es frecuentemente interpretado en el sentido de que cualquier cualquier acción de medir altera de alguna forma al objeto medido y falsea, por tanto y aquí está el quid de la cuestión, el resultado de la propia medida. Es curioso porque a una conclusión similar se llega en otros ámbitos tan distintos (o no) de la física cuántica como la psicología del trabajo o sociología donde se habla del Efecto Hawthorne (los sujetos que saben que siendo sometidos a un experimento modifican los comportamientos que están siendo experimentalmente medidos)

Aterrizando dentro del ámbito de la temática de este blog, ¡cuántas veces nos empeñamos en medir proyectos y equipos… y sólo por este hecho de medir, aparentemente inocuo, estamos condicionando el desarrollo de lo que estamos midiendo!

No creo que nadie discuta la necesidad de medir de alguna forma cómo van los proyectos. La cuestión está en hacerlo de forma que no haga entrar en dinámicas dañinas a las personas protagonistas del proyecto ni a distorsionarlo. Y esta es una de las reflexiones recurrentes y retos con las que me tengo que enfrentar proyecto a proyecto.

Es muy conocido y cuestionado, por ejemplo, el modo de medir el avance de un proyecto por el tiempo que se invierte (o gasta, no sé qué término es mejor) en él. Este método de medir el avance por horas invertidas/gastadas provoca que las personas de los equipos no se vean motivadas por la calidad o eficiencia de lo que hacen – no son factores que se midan al fin y al cabo – y que los proyectos se alarguen y alarguen para alborozo de la consultora cárnico-industrial de turno y desesperación del pagano cliente.

Otra situación perniciosa tiene que ver con las reuniones de seguimiento e informes de progreso, donde a veces (me resisto a decir frecuentemente) se pierde de vista el objetivo del proyecto y el informe de marras se convierte en un objeto en sí mismo… el esfuerzo del equipo, el tempo y las tareas del proyecto se centran en la redacción del consabido informe – que para acabar de arreglarlo se plasma en uno de esos powerpoints infumables con fuentes a tamaño 10.

¿Cabe algo más perverso que el que el objeto de un proyecto sea la propia medición del mismo?

¿Y qué decir cuando el coste de medir es desproporcionado, del mismo orden de magnitud y comparable al coste del objeto medido, verbigracia el proyecto?.

Cuando analizo para mis clientes el coste de sus proyectos a donde primero apunto es a lo que se denomina eufemísticamente, la capa de gestión o de calidad que suele poner el proveedor. No digo que no haga falta pero hay que escrutar con detenimiento y siempre cuantas de las funciones de esas capas son sólo meramente administrativas, es decir para contar horas en un excel y dibujar bonitos (?) diagramas de Gantt.

En alguno de mis proyectos de selección de aplicaciones de gestión, medio en broma, le he llegado a proponer a mi cliente que dominar el Microsoft Project sea directamente un criterio de exclusión/veto (o al menos penalizador) de la persona propuesta como jefe de proyecto por los proveedores ofertantes (hay que aclarar que en las ofertas siempre exigimos que adjunten los CVs del equipo que proponen para hacer el proyecto).

Y a todo esto, alguno de mis hipotéticos lectores se dirá: vale, cierto, es verdad… este tipo saca todo esto a relucir y no aporta nada para cambiarlo o mejorarlo. Pues sí, tendría toda la razón (al menos eso es lo que yo pensaría). El problema es que esta entrada ya me está saliendo demasiado larga. Mejor lo dejo para un post posterior.

Por supuesto tus comentarios son más que bienvenidos.

 
(1) En realidad no es la velocidad sino la cantidad de movimiento o lo que es lo mismo, el producto de la masa por la velocidad del objeto en cuestión. Para simplificar se suele obviar el concepto masa para no tener que meternos en berenjenales de definir masa y considerar equivalencias con energía, etc. A efectos de esta entrada esta simplificación no tiene relevancia.
 
 (2): Esta entrada es una actualización de una publicada anteriormente.

Zoho aplica IA en su CRM

Según leo en eWeek, Zoho, está introduciendo elementos de Inteligencia Artificial en su solución de CRM.

ZIA,  su motor de IA, implementará estos elementos mediante un robot asistente que sugerirá flujos de trabajo para agilizar procedimientos frecuentes y proporcionando a sus usuarios consejos de, por ejemplo, cuál es el mejor momento para contactar a un potencial cliente.

La aplicación de IA realmente abre un mundo fascinante de posibilidades en el mundo de las soluciones de gestión empresarial. Hay que estar atentos porque se revela como una de las tendencias más relevantes y que mayor impulso pueden dar a este mercado. Me propongo escribir más sobre el tema.

Uso de cookies

Este sitio web y subdominios asociados utilizan cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies